Entrevistas

11 DE JUNIO DE 2019 | PSICOTERAPIAS

Las mentiras en la clínica

Como psicóloga y psicoanalista, Adriana Guraieb ha recorrido un camino para entender el comportamiento humano desde su trabajo en consultorio, con personas e instituciones.

Por Lic. Prof. Carolina Duek
Enviar por mailImprimir

-Realizó una charla TEDx sobre la mentira, cómo se presenta en la clínica?

-Defino a la mentira, desde el punto de vista psicológico (no filosófico, no religioso, no político, etc.) como un mecanismo de defensa ante la angustia que despierta el temor a la pérdida, de un amor, de prestigio, de trabajo y esta característica la convierte en universal, pues no respeta credos, edades, vínculos, ni parentescos.
No pretendo con esta definición defender ni justificar la mentira; más bien, reflexionar, observar acerca del comportamiento humano en relación con la mentira.
Como está estrechamente relacionada con la autoestima, las personas muy inseguras, con sentimientos de desvalorización y temor al rechazo pueden llegar a inventar historias y situaciones al solo efecto de producir una opinión favorable, tal es el deseo de agradar, de pertenecer o de evitar discriminaciones. Es por alguna de estas razones, que los pacientes también mienten. Los psicoterapeutas sabemos que muchas veces el paciente miente, ya sea a través de deformaciones, ocultamientos conscientes, exageraciones, pero también debido a que temen decir alguna verdad, un poco por vergüenza, un poco por temor a la crítica o a encontrarse con algo desagradable o inaceptable de su propio mundo interior.
Otras veces, la mentira puede ser inconsciente, no sabe que miente, tal vez se auto engaña, el propio paciente se resiste a ver y hasta puede narrar un hecho donde la mentira está explícita, sólo que él no la ve, hasta que el analista, mediante sus herramientas, va aproximándolo a la verdad, seguramente dolorosa, y por ello no ha podido, hasta ese momento, ni decirla ni aceptarla.
También puede ser que un paciente omita hablar de una elección amorosa actual, porque está bajo la desconfianza de haber vivido anteriormente un desengaño y teme, que si habla se dé cuenta de que volvió equivocarse y teme volver a sufrir.
Hay mentiras que se hacen para auto protegerse, mentiras necesarias, mentiras blancas, o para ayudar a otros, mentiras piadosas; pero hay otras mentiras que están centradas en dañar al otro, me refiero a los manipuladores emocionales.
Denomino manipulación a intervenciones poco escrupulosas tanto en la vida pública, privada, política, familiar.
El manipulador tiene por objetivo lograr que el otro haga exactamente lo que él quiere, no tiene sentimientos de culpa y vive para inventar estrategias que lo beneficien, aun perjudicando al prójimo.
Son personas “encantadoras, simpáticas, entradoras”.
Estas características les son de suma utilidad para estudiar a la “víctima” y poder, así, implementar la más poderosa y exitosa arma que los caracteriza, que es la seducción y el efecto de fascinación que producen y ése es el exacto momento en que comienzan a tejer la telaraña para ejercer su poder.
No es fácil decir NO a un manipulador emocional; a veces solamente se logra luego de una pérdida de ese supuesto amor, de la ilusión depositada en la relación, o de dinero.
Podemos decir que son abusadores morales, afectivos, a veces físicos, tan sutiles que hasta sus manejos parecen invisibles.

-¿Cómo definiría su línea de posición teórica?
-Mi línea de práctica clínica la ubico en una posición flexible, ecléctica, abrevando en valiosos autores, pensadores que me ayudan y acompañan para aliviar el padecimiento humano: Freud, Lacan, Green, Piera Aulagnier, Winnicott, etc., y no adhiero a posiciones inflexibles, rígidas, dogmáticas, que también existen.

-Ha escrito sobre el perfil del abusador, cuál es su postura psi en relación con la denuncia de Thelma Fardin?
-Con respecto a T. Fardín, más allá de los desencuentros de opinión y de creencias al respecto de la veracidad o no de sus declaraciones, que son de público conocimiento, lo cierto es que se ha convertido en portavoz de las voces femeninas que durante muchas décadas no han podido romper el pacto de silencio, conservando en su interior un secreto doloroso y sin denunciar a sus abusadores por múltiples razones, y en este momento de nuestra cultura, de la sociedad actual y del movimiento feminista en general, se ha facilitado poner en palabras el sometimiento y el abuso de poder a las que tantas mujeres generaciones fueron sometidas.
En lo personal, no estoy de acuerdo con la posición de que los que estuvieron abajo estén arriba, y viceversa, porque es otro modo de hegemonía de poder y control, me inclino a la búsqueda constante de la equidad de géneros, de oportunidades, de derechos, de cupos laborales, de sueldos equitativos; tal vez sea, por ahora, una utopía, pero tratemos de alcanzarla.



Adriana Guraieb es Licenciada en Psicología, perteneciente a la Asociación Psicoanalítica Argentina e Internacional. Profesora Titular del Centro de Estudios de la Asociación Psicoanalítica Argentina. Con frecuencia a lo largo de años participó con artículos columnas y programas de televisión a la divulgación psicoanalítica. Autora de tres Libros: "Peter Pan y sus Mujeres", "Y Ud...qué tiene que ver con lo que le pasa?" y "Parece mentira (un estudio sobre la dialéctica verdad-mentira)”.

Videos
En esta inspiradora charla sobre la locura y el estar loco, Laura Martin Lopez-Andrade comparte una nueva visión de la psiquiatría que desdibuja la linea del diagnóstico, dejando ver a la persona que esta detrás.
Tapas y contratapas
Pediatría, desarrollo infantil e interdisciplina
15.8.2019  /  Una mirada desde la complejidad
Pediatría, desarrollo infantil e interdisciplina
La construcción de la Profesión del Psicólogo
15.7.2019  /  Perspectiva profesional y democrática
La construcción de la Profesión del Psicólogo
La deconstrucción del sexo
12.6.2019  /  ¿Ser hombre? ¿Ser mujer?
La deconstrucción del sexo
La formación docente basada en aptitudes
15.5.2019  /  Biblioteca del docente
La formación docente basada en aptitudes